Nuestra Gira de Estudio

55

Sinceramente es muy difícil el poder describir nuestra gira de estudio en una sola palabra, porque el término fantástico queda corto a todo lo vivido, lo aprendido, lo recorrido, lo divertido, lo disfrutado y lo reído. Es cierto que antes de toda esta gran experiencia tuvimos un camino largo que recorrer, tuvimos que trabajar en grupos, organizarnos, dedicar de nuestro tiempo al kiosco y a las actividades en conjunto a los papás, tuvimos que soportar cada una de las llamadas de atención que nos daban los profesores por vender alimentos altos en calorías, azúcares, grasa saturadas, en fin a medida que se acercaba la meta se iba dificultando un poco más el camino…Habían muchas veces en las que estábamos estresadas y nos frustrábamos, pero al momento de ver nuestras caras en el aeropuerto, todas nos dimos cuenta que teníamos caras de felicidad, de emoción, de ansiedad y de nervios.

Luego al llegar a la Isla, dos guías locales llamados Ludo y Sergio nos recibieron con un collar de flores hecho a mano y nos llevaron al hotel, lugar en que eramos muy bien atendidas y donde descansábamos de largas jornadas de turismo, por ejemplo cuando fuimos al Pea, Akahanga, la fábrica de Moais llamada Rano Raraku, los 15 Moais (Ahu Tongariki) y luego a la playa Anakena apreciada por su arena blanca y fina, sus aguas cálidas y transparentes por último el paisaje maravilloso junto a los moais y palmeras. También navegamos mar adentro a Motus, donde pudimos apreciar el azul intenso del mar, los paisajes verdes, perfectos y casi sobrenaturales de la isla, además de un arcoíris con colores muy intensos para luego realizar Snorkeling y apreciar la flora marina de Rapa Nui. Luego visitamos Orongo y el cráter del Volcán Rano Kau; Esa noche disfrutamos de un hermoso espectáculo que nos mostraba cantos y bailes típicos de la zona de los cuales podemos rescatar el aprecio y respeto que sienten por su cultura y antepasados.

Al día siguiente fuimos a visitar Conaf, espacio que se nos dio para aprender sobre botánica de la Isla también del cuidado del medio ambiente y por último nos dieron la instancia para plantar semillas entre otras cosas, después de terminar esto nos fuimos a la cueva de los plátanos (Ahu Akivi) de la cual pudimos admirar su forma y su distribución que nos ayudó a comprender cómo vivían los antiguos isleños, comprendimos además sus rituales, sus creencias y cultura y tras esto participamos de una clase de Rapanui y pintura corporal; El quinto día hicimos una cicletada en la que visitamos Ovahe, Papa Vaka y Tepito Kura para luego retornar a la playa Anakena y disfrutar del mar… Ya en la noche era momento de despedirnos y lo hicimos contemplando el cielo estrellado, escuchando el sonido del mar alrededor de una fogata y compartiendo un pequeño presente con todas las personas que cuidaron y atendieron de nosotras.

El último día, en el aeropuerto fuimos informadas que el avión tenía un retraso por lo que nos fuimos al sector de Pea y contemplamos las maravillosas tortugar marinas, porque ese era el fin de nuestro viaje, el último viaje oficial como generación y del cual nos llevamos los mejores recuerdos y experiencias de cada una, pudimos comparar y ver lo mucho que habíamos crecido desde nuestro primer viaje a Picarquin, además disfrutamos de una excelente compañía en manos de Frau Paty Grez y Miss Carolina quienes fueron como unas verdaderas madres y amigas…

Sin duda Isla de Pascua es maravilloso y seis días para nosotras no fueron suficiente porque no hay cosa que no nos asombrara…Una excelente gira de estudio.

 

III medio SA